Tatuaje en blanco y negro. Composición y retrato realista de Sailor Girl, Chica marinera. Realism protrait. Tatuaje de Franky Lozano.

Una composición en antebrazo de temática marinera, puede parecer algo típica dentro del mundo del tatuaje. Pero en este caso, debido a varias decisiones interesantes por parte Franky, se convierte en una pieza que aúna calidad y originalidad. Para empezar por la mirada de la chica, que mira hacia atrás, como girada, la salida del barco. Esa mirada crea una conexión entre ambos elementos del tatuaje, la chica y el barco. El brillo de la mirada y la sensualidad de la boca entreabierta, generan un atractivo extra en la composición en blanco y negro y la dotan de una calidad técnica de alto nivel.

El hecho de que el barco no sea un velero, y sea un navío más moderno, también rompe con la típica conformación básica del Old School. Así, navegando entre géneros, y rompiendo esquemas, consigue una exclusividad en cada pieza. Franky siempre se preocupa por crear algo único en cada tatuaje, aunque la temática o el objeto estén muy vistos. Una autenticidad que no todos buscan, y muchos menos consiguen. Además, el balance entre blanco y negro está muy equilibrado dentro del retrato realista de la chica. La técnica queda patente, y el gusto por la composición, entrelazando las líneas de la camiseta con el cielo nublado, unifica y convierte en una sola pieza ambos elementos.

El uso del blanco es escaso, Franky no abusa de él, sin embargo lo utiliza con maestría en los ojos y los labios, dotándolos de vida, de carácter, de autenticidad. El negro pesado del gorro y el buque, enmarcan la composición. Es ese equilibrio el que hace que destaquen y que sea lo primero que llame la atención, como debe ser. Franky Lozano es un auténtico director de orquesta, que teniendo en la mano elementos sueltos, hace de ellos una sola pieza cuya suma es siempre superior a la de sus partes. Dotando al tatuaje de sentido, convirtiéndolo casi en una historia.

0 31