Tatuaje de cocodrilo de Franky Lozano

El antebrazo es una de las zonas probablemente más tatuadas en el mundo entero. En este caso, la pieza es una adaptación perfecta a la perfecta a la zona solicita, ya que el cliente sólo sabía que quería tatuarse esa zona. El resultado es espectacular. La textura de la piel, marca de la casa, es uno de los factores que más llama la atención de esta composición en blanco y negro. El detalle del ojo en color realza el tatuaje y lo dota de una vida, que probablemente no tendría sin ese recurso. El juego de luces y sombras que genera la boca entreabierta, también es un detalle a destacar.

El cocodrilo es el animal vivo más antiguo de la tierra, esa piel curtida es la manifestación de miles años de evolución. Cocodrilo Dundee sabía que para matarlos sólo se les puede atacar desde abajo, donde la piel es blanca y más sensible. En el caso del tatuaje ambas pieles están perfectamente retratadas. Una pena que no tengamos la fotografía original de la que está sacada el tatuaje, pues el nivel de detalle supera la realidad, como hemos podido comprobar en otros tatuajes de Franky Lozano. Las recreaciones de texturas de Franky son el fuerte de este tatuador que en los años que lleva tatuando ha demostrado una evolución asombrosa. La piel del reptil está perfectamente representada, arrugas, marcas, manchas, detalles para perderse y descubrir nuevos en cada vistazo. Se nota el cariño puesto en esta pieza, elaborada por un gran amante de los animales. Ha inmortalizado a uno de los animales más viejos de la tierra, esperemos que dentro de unos años no sea la única prueba que nos quede de su existencia.

0 42