Realismo en blanco y negro. Tatuaje de Franky Lozano Valencia.

En la simbología chicana, el payaso representa la figura del marginado social, del que vive al margen de las convenciones sociales. Del que llora por dentro pero ríe por fuera. También puede traducirse como “vive hoy y llora mañana”. Alguien dijo una vez que “es patrimonio del bufón decir las verdades que otros callan”, toda esa suma de ideas son las que se traducen en la simbología chicana plasmada en la cara de payaso.

A Dalí todos lo conocemos, fue un pintor suerrealista irreverente, que gracias a su arte pudo vivir como quiso y siempre repudió cualquier convencionalismo social. La idea de aunar ambos conceptos en un principio puede parecer algo sin sentido, pero una vez explicadas las simbologías y representaciones de cada caso, vemos que no quedan tan lejos unos conceptos que en principio parecen dispares. El tatuaje chicano por otro lado siempre es en blanco y negro, buscando el mayor grado de representatividad a través del retrato realista.

Franky Lozano ha vuelto a marcar un precedente con esta pieza tan conseguida y original. Por un lado, el retrato de Dalí está muy bien plasmado, los detalles de la piel, las manchas de la edad, las arrugas de expresión y la mirada generan un gran impacto visual. Luego caes en la cuenta de que está disfrazado de payaso, que es un cholo, un Dalí chicano. Los detalles del maquillaje y la pintura facial enriquecen la pieza, sin demasiada pretensión. La gran gama de grises con la que está construido el tatuaje, unifica la pieza. Los blancos resaltan en su justa medida los detalles de la pintura y la mirada de Dalí. La cual ha sabido plasmar perfectamente Franky con esa expresión histriónica, exagerada, casi teatral.

En definitiva, un trabajo de gran calidad a la altura de los mejores representantes del estilo chicano en Europa, tan en alza ahora mismo entre muchos jóvenes. La versatilidad de Franky Lozano y su talento como artista, le permite jugar bien en todos los campos, ganando casi todos los partidos. Ya sabes, “sólo se vive una vez”, ya lo decían las de Azúcar Moreno.

0 154