Tarantino es un director mítico. ¿Conoces a alguien de entre 25 y 45 años que le guste el cine y no le guste locamente alguna película de Tarantino? Su estilo auténtico y personal, violento, descarnado y rompedor, a hecho de sus películas, obras de culto que muchos veneran con vehemencia. Algunos hasta el punto de querer llevarlo tatuado por siempre. De lo que no cabe duda, es de que su trabajo quedará inmortalizado en el recuerdo y la admiración profunda tanto de espectadores como de cineastas.

Su filmografía empezó formalmente en el año 92 con “Reservoir Dogs” y el año que viene, en 2019, estrenará su última película hasta la fecha “Once upon a time in Hollywood”, desde entonces ha realizado 8 películas y múltiples colaboraciones con otros cineastas amantes de la Serie B, como Robert Rodriguez. Actores como Samuel L. Jackson, Michael Madsen, Zöe Bell, Tim Roth y Christoph Waltz en las dos últimas, son algunas constantes en su filmografía. Al igual que sus propios cameos en sus películas, herencia de Alfred Hitchcock. Él mismo participa como actor en todas sus películas.

Según Wikipedia, “En 2012 con Django Unchained Tarantino filmó su primer wéstern, centrado en el mundo esclavista del sur de Estados Unidos justo antes de la Guerra de Secesión, y que con una recaudación de 425 millones de dólares se alzó como su película con mayores ganancias en taquilla”.

El tatuaje habla por sí solo, para qué vamos a contaros lo que ya estáis viendo por vosotros mismos. Ahora sí, espero que el blog os sirva para aprender alguna curiosidad sobre la vida y obra de este genio, que tuvo la suerte de saber comunicarse con el público en su propia lengua. Algo que la historia ha demostrado que sólo consiguen los genios como él. Larga vida al trabajo de Franky Lozano y al de Quentin Tarantino.

0 9