Retrato realista Blood Vampire . Composición realista en blanco y negro. Tatuaje de Franky Lozano. Black and white Blood Vampire realism tattoo.

El éxtasis vampírico es un tema recurrente en el arte. Especialmente en el cine y la literatura romántica. Películas como “Drácula de Bram Stocker”, dirigida por Francis Ford Coppola, han creado la imagen de vampiro romántico y atormentado, que se venga de una vida injusta y una humanidad despiadada. Si no han visto la película, ahora que se acercan los meses de invierno, es una apuesta segura para una noche de sábado en casa. Es una película llena de imágenes impactantes que dejarán huella en tu cabeza. 

También es una estampa recurrente la imagen de la doncella joven, de piel blanca y virginal, que se deja arrastrar por el deseo diabólico del vampiro, ante cuya atracción no puede más que claudicar. La metáfora de la corrupción de lo puro, de lo virginal corrompido ante lo diabólico. Es un relato ancestral que se remonta a los tiempos de La Biblia, donde una serpiente tienta a una joven que condena a la humanidad, al sucumbir al deseo de comer del árbol del conocimiento.

En el tatuaje de Franky se plasma esa vulnerabilidad de la víctima, que sumida en un éxtasis, se pierde entre las manos diabólicas de lo que parece ser una vampiresa adulta. El detalle de las manos revela datos que no se ven en el propio tatuaje, pero que insinúan detalles de la historia que no somos capaces de ver con claridad. ¿Una relación lésbica quizá?

A nivel técnico, cabe destacar el realismo de los ropajes, el brillo de los cabellos, el sutil sombreado que da vida propia a la piel de los personajes. La composición está perfectamente ubicada, y la forma del muslo enmarca el tatuaje de forma natural. Una pieza única que plasma con gran talento el romanticismo vampírico original.

 

 

0 30